lunes, 14 de marzo de 2016

El relojero de Filigree Street

Sí, lo confieso, he comprado este libro por la portada.

Bueno, esto no es del todo cierto, también me interesó la sinopsis que básicamente cuenta que un telegrafista vuelve un día a su apartamento después de trabajar y encuentra un reloj encima de su cama, un reloj de oro. Cuando el misterioso reloj le salva de morir en un atentado terrorista (haciendo sonar una alarma que le hace alejarse del lugar donde iba a detonar la bomba), el chico se pone a investigar de dónde salió el reloj y de qué va todo eso.

Como resumen me pareció interesante (obviamente, por eso lo compré), y la decepción ha sido tan estratosférica que voy a proceder a continuación a escribir una detallada crítica llena de spoilers.
Así que empiezo:

El libro no empieza mal, el chico se llama Thaniel.
Viene de Nathaniel.
Ya, podrían llamarle Nate, ¿no? Como a las personas normales. Pero Thaniel es único y especial cual copo de nieve y merece un nombre igual de peculiar.




Debo decir que el chico de todas formas (aunque su forma de hablar es muy moderna y chirría en la época victoriana y eso mosquea) me caía bien. Supongo que es porque su hermana es viuda y él, como buen y desprendido hermano, abandonó su sueño de ser pianista para ayudarla económicamente.

Además es sinestésico y siento una rara fascinación hacia este fenómeno.
Para los que no lo sepáis (es decir, de entre toooodos mis lectores imaginarios) las personas con sinestesia tienen conexiones cerebrales distintas a lo habitual entre sus áreas sensoriales auditivas, visuales y gustativas. Esto es muy extraño y se manifiesta de forma diferente en cada persona, Thaniel, por ejemplo, ve colores en la música.

Realmente, no es que se lo imagine, es que VE COLORES EN EL AIRE AL OÍR MÚSICA.

Así:

 Global Entertainment dog smell synesthesia limitlesss

Este es un fenómeno neurológico que me interesa desde que descubrí que existía y por eso, la perspectiva de un personaje con sinestesia, me sonaba muy atractiva. Sin embargo, debo decir que esta peculiaridad del personaje se desaprovecha bastante y no deja de ser algo anecdótico.

Pero bueno, volvamos a la trama.

Thaniel vuelve a casa y encuentra el reloj de oro. Esto no es algo que le mosquee mucho, sólo lo justo. Es decir, llega a casa, encuentra sobre su cama un reloj de oro, pregunta por el edificio quién se lo ha dejado y como nadie sabe nada, (cito textualmente) "se olvida"

¿Se olvida, en serio?

A ver, yo nunca me he encontrado un reloj de oro sobre mi cama al volver a casa, así que probablemente esté hablando sin saber, pero no parece algo de lo que uno "se olvide".

"¡Anda! ¿Y ese reloj de oro? No lo había visto nunca. ¿De dónde habrá...? ¡Uy, mira una mosca!"


Gaga Eye Roll
Es un poco rarito.
Pero bueno, es igual, pongamos que nos lo tragamos y que el chico se olvida.
La cuestión es que blabla, hay un atentado terrorista pero la alarma del reloj le avisa y se salva. Entonces, aún medio conmocionado y herido decide ir a buscar al creador del reloj, un tal Mori. 

Sabe dónde tiene que ir porque Mori no sólo firma sus creaciones con su nombre sino también con su dirección. Lo cual es... práctico, supongo.

Debo comentar también que mosquea un poco lo de que la Inglaterra victoriana (1870-80) esté atestado de japoneses.
Por favor, si hay (entre mis imaginarios lectores) algún historiador en la sala, que se manifieste.
¿Es esto verdad? ¿Había un sucedáneo de Chinatown en Inglaterra en esa época? ¿Algo así como Tokyotown? Puede que la hubiera aunque raro suena. Raro de narices.

Bueno, que Thaniel va a Filigree Street (DE AHÍ EL TÍTULO) a buscar a Mori.Lo encuentra.
Es majo. Y raro.

Es el típico personaje pseudo-genio, excéntrico pero no muy bueno con las relaciones sociales, aunque amable. Le cura la herida y le prepara te y esas cosas que hace uno cuando un chico medio desangrado aparece en tu tienda preguntándote si le has dado tú un reloj de oro por la cara.

Mori se hace el loco que no veas, pero se caen bien, se hacen amigos (Y RECALCO: AMIGOS) y Thaniel decide irse a vivir allí, de todas formas su apartamento era un asco.

Esto, a ver, es raro.

Uno no se va a vivir con la gente que acaba de conocer (la única excepción es Sherlock Holmes) y menos cuando hace un momento sospechabas que pudiera ser quien ha puesto una bomba que ha matado a mogollón de personas. Eso no se hace, simplemente no se hace porque... no.

9L9bOKF

Bueno, corramos un tupido velo y sigamos leyendo.

A Thaniel le encomiendan la misión de espiar a Mori para ver si está implicado en los atentados.
Él contesta: "Cojonudo, porque de todas formas ya me he ido a vivir con él" y a nadie le parece raro ni nada.

Este, de todas formas, es el menor de tus problemas como lector porque ya ha aparecido Grace. Grace es "la chica" y como tal, todo el mundo sabe que su función es básicamente casarse con Thaniel.
Pero espera, déjame que te la presente: es probablemente el personaje más molesto que he leído nunca. No sé si la intención de la autora era que fuera irritante, pedante y aburrida hasta límites insospechados pero es tal que así.

Yo cada vez que llegaba un capítulo de Grace pensaba "¿qué quieres tú ahora?".

Es una maleducada, una egoísta, básicamente se alegra cuando su madre muere (aunque eso habría implicado tener sentimientos y no los tiene) y es una científica aburrida a quien no le interesa nada que no se pueda sumar o restar o guardar en una probeta.

Sad Walking in the rain
Esta sería Grace, caminando bajo la lluvia sin ganas de vivir porque absolutamente nadie está a su altura.


Resumiendo, menudo coñazo de tía, no la aguantan ni en su casa.

Sin embargo, en una fiesta conocen a Thaniel y más o menos tiene lugar esta conversación.

- Ups, qué coincidencia encontrarnos aquí en la ciudad en la que ambos vivimos, y chocarnos.

- Sí, jaja.


- Qué asco de todo tío, odio a mi madre (esto lo dice Grace en todas sus intervenciones, por si a caso al lector no se le queda o algo).


- Anda, ¿ y eso?

- Nah, pues que... ¿oye y si nos casamos?


- Ah vale.


Me gustaría decir que esto es una broma pero... no lo es. A ver, obviamente no lo dicen con esas palabras, pero LO DICEN, DICEN ESO, DICEN ESO POR AMOR DE DIOS, ¿PERO EN QUÉ ESTABA PENSANDO EL EDITOR QUE LEYÓ EL MANUSCRITO CUYO TRABAJO ES QUE NO SE ESCRIBAN GILIPOLLECES?


oco

Bueno, que se van a casar.

Hay un montón de cosas más como un pulpo mecánico muy irrelevante y desconcertante y perturbador y unas peras que al caer al suelo se convierten en hiedra y lluvia embotellada y otras que tu piensas, ¿pero esto no era una novela histórica? ¿Ahora es ficción? ¿Es fantasía? ¿QUÉ ES ESTO?
No lo sé. Nadie lo sabe, creo que ni la escritora lo sabe y además es que a estas alturas ya estas leyendo con la esperanza de que todo cobre sentido más adelante, pero no cobra sentido y no es más que un cúmulo de despropósitos.

Por cierto que no se si os acordaréis de que el libro trataba de resolver el misterio de la bomba, ¿no?
No pasa nada, los personajes tampoco se acuerdan, ni la autora. De pronto es totalmente irrelevante.

whatever

Por fin, Thaniel y Grace se casan, como a los dos días.
Mori parece que se pica un poco. No le gusta Grace.

Tú como lector piensas "normal, ¿cómo le va a gustar si es subnormal? Mori es el único personaje sensato y coherente de la novela". Pero no, simplemente es gay y le gusta Thaniel.


Taylor Swift Mind Blown

Lo sé. No hay NADA en todo el libro que haga esperar algo así, pero no porque sea un buen giro argumental, no, simplemente es una estupidez.

Thaniel se casa con la palurda de Grace, después va a ver a Mori y los dos se ponen a enrrollarse de repente.

Heidi Klum Horrified

No me entendáis mal, no tengo nada en contra de los gays, pero sí tengo todo en contra de LAS RELACIONES QUE NO SALEN DE NINGUNA PARTE.
¿POR QUÉ NUNCA SE HABÍA APRECIADO NI UNA SOLA GOTA DE QUÍMICA ENTRE ELLOS Y DE REPENTE...?

Absurd
Desde luego que sí.


Bueno, ¿sabes que te digo? Que me da igual, a la mierda todo.


Whatever



1 comentario:

  1. Gracias! No estoy sola! A todo el mundo se le hizo el culo gaseosa con este libro y a mí sólo se me indigestó. Cuando lo acabé, no sabía ni qué había leído (ni porque).
    Da la sensación de que ni la propia autora sabía para donde tirar. Aunque lo que de verdad me indignó fueron las críticas sobre el libro... era como "¿pero qué han leído estos?". Un camelo que nos han vendido, con una edición preciosa, eso sí.

    ResponderEliminar

Si nos dejas un comentario chulo te enviaremos un gatito.
Promoción válida hasta fin de existencias.
Se nos han acabado las existencias.